¿Qué me diríais si os propusiera visitar un parque que tiene aproximadamente 2000 arcos de arenisca, oteando el horizonte? O ¿Si pudiéramos juntar Zion Park y Bryce Canyon en un solo lugar? Pues bienvenidos a uno de los parques más completos y fascinantes de Utah, el famoso y lejano Arches Park, en el profundo Oeste de los Estados Unidos.

Nos da la sensación que estamos lejos, muy lejos. Sabemos que debemos recorrer hacia atrás todo lo recorrido hasta el Gran Cañón, el último punto de nuestro viaje por los parque nacionales. Rizando el rizo, hemos decidido pasar por el estado de Colorado y Nuevo México para darle esa oportunidad que ni nos planteamos cuando empezamos esta gran aventura por Estados Unidos. Pero hoy toca hablar de cómo venir y qué poder hacer en el Parque Nacional de Arches.

¿Cansados de tanto parque? ¿No puede resultar aburrido ver tanto desierto, montaña, cañones, pueblos anclados en el pasado, valles con horizontes muy lejanos y ríos donde las corrientes bajan a toda velocidad? Por supuesto que no. Esto sigue siendo una maravilla para cualquier viajero que decida hacer una ruta en coche.

El Parque Nacional de Arches, es un ejemplo único en todo el mundo, de cómo la naturaleza ha decidido tirarlo todo por la ventana y volverse loca. La condiciones climatológicas y los sedimentos químicos que encierran las montañas, mezclados con la alta salinidad del lugar, han reinventado un mundo surrealista, alienígena y diría yo que de los más bellos en los que haya estado. Estoy cansado de alabar los lugares, porque parece que algún día deba ser peor que otro, pero no, todos los rincones que hemos planificado, están no sólo cumpliendo con  nuestras expectativas, sino que nos acaban cogiendo por sorpresa, agrandando mucho más nuestra experiencia, para seguramente acabar realizando una ruta épica en uno de los viajes paisajísticos más brutales que hayamos realizado jamás.

En la recamara teníamos Arches Park, pero hasta última hora no decidimos venir. Con un viaje medio planeado, el otro medio quedaba al azar. Nuestra decisión, fuera la que fuera, hubiera sido acertada. En otras opciones, pasaban por delante nuestro ir a Texas o planear sobre los parques de Nuevo México. Al  final, pese a que no nos hayamos movido de estado, Arches acabará siendo la zona más alejada del mapa en la que pasemos una noche desde que empezó nuestro viaje hace unos 20 días.

estados unidos

 

¿QUÉ VER Y CÓMO VISITARLO?

La entrada válida para siete días, es de $25. Una taquilla en la entrada, nos dará un mapa muy bien detallado mientras van pasando nuestra tarjeta de crédito. No está de más que nada más pasar por caja, giréis a la derecha y paséis por el Centro de Visitantes. Allí, con mapa en mano, os informarán de los caminos de podéis hacer y del tiempo que disponéis para poder completarlos. Es muy importante ir preparado con buen calzado, crema solar, gorra y agua, mucho agua. Aquí el calor cuando aprieta, aprieta muy fuerte. Hay dos puntos dentro del parque donde podréis llenar vuestra botella.

Moverse por los puntos de interés, debe de ser en un vehículo privado. Aquí no existen los autobuses gratuitos para despejar la carretera de avalanchas turísticas. De todas maneras veréis como es muy factible hacerlo por vuestra cuenta, encontrando siempre aparcamiento, tanto en los miradores, como en los puntos de acceso a los senderos donde empezar vuestras excursiones.

 

CAMINOS IMPRESCINDIBLES PARA CONOCERLO A FONDO:

Hay muchos y hay que estar bien preparado físicamente para hacer los más largos. Otros sin embargo, son fáciles y de apenas una hora. Seguro que dáis con el vuestro. Os dejo cuatro y la dificultad. Los cuatro, son perfectamente adaptables a hacerlos en dos días. Si disponéis de uno, haced los fáciles y parad en todos los miradores. Eso os costará ya unas ocho horas.

FÁCIL:

-Balance Rock: Tan corto como imprescindible. Vemos la famosa roca, que parece que vaya a caer en cualquier momento. En 30 minutos, lo tendremos finiquitado.

-Upper and Lower Delicate Arch Viewpoint: Uno de los más sencillo y nos deja en el punto de mira el arco de arenisca más famoso de Estados Unidos y símbolo de Utah. Tardaremos menos de media hora en ir y volver.

-Sand Dune y Broken Arch: Un camino llano, nos llevará a dos arcos tan distintos como espectaculares. Atentos al calor. Completarlo no debería llevarnos más de una hora.

-Tunnel, Pine tree y Landscape Arch: Tres bonitos arcos en un circuito que discurre entre paredes empinadas. Es muy popular y se encuentra al final del Parque. Una hora es el tiempo estimado en completarlo.

MEDIO:

-Park Avenue: Incuestionable que paisajísticamente es el más bello. El calor es el verdadero enemigo y no los 3 kilómetros que necesitamos para ir y volver.

DIFÍCIL:

-Delicate Arch: El incuestionable, el bestia, pero el que se lleva la palma por cuestión de orgullo. Nos deja en la base del arco más conocido y su dificultad no se debe a la distancia sino a lo peligroso que resulta hacerlo debido a la altura que encontraremos en muchos puntos del camino. Ir y volver pueden convertirse perfectamente en  3 horas.

 

MIRADORES QUE NO DEBEMOS PERDERNOS:

Por poner alguno. Deberíais poder verlos todos.

Park Avenue: Para mí el más espectacular y el que queda el primero en nuestra visita. Nada más acabar la cuesta de la entrada con coche al parque girar a la izquierda y vais a ver una de las panorámicas más bellas del viaje.

 

UN CONSEJO EXTRA:

Si acabáis vuestra visita al parque y es de día, aprovechad y cogeos la carretera 128, al Sur de la entrada a Arches y al Norte de Moab. Es muy fácil localizarla. No os diré nada, tan solo que debéis conducirla como mínimo una hora y veréis como las vistas, le hacen incluso competencia al mismísimo Arches National Park.

 

¿CÓMO LLEGAR Y DÓNDE DORMIR?

Está lejos, muy lejos, pero viene muy bien en cualquier ruta por Utah y Arizona. Quien visite Monument Valley, lo tendrá a apenas 240 kilómetros. Esas distancias, con estas enormes carreteras, son gloria para los que disfrutemos la carretera. El destino a poner, será Moab, que queda a apenas unos ocho kilómetros de la entrada del parque. Seguramente debáis pasar noche aquí. El pueblo en sí no tiene mucho encanto, pero las cafeterías, moteles y restaurantes para los turistas, lo dotan de una vida fuera de lo normal por estos lares tan alejados de todo. Yo decidí quedarme en un camping, pasado el parque, donde las cabañas con cama de matrimonio, no bajan de $100 la noche. Los precios de los moteles, son excesivos si los reservamos con poco tiempo.

Con estos consejos, espero que disfrutéis vuestra visita. A mí me ha encantado. Si dudáis en vuestra ruta, podéis incluirlo porque es un tiro seguro.

Síguenos en nuestro gran viaje por Estados Unidos

Consejos que debemos saber antes de partir a Estados Unidos

Conducir por Estados Unidos

(Visited 1 times, 1 visits today)