Os presento este artículo con unos consejos para poder ahorrar a la hora de adquirir un billete de avión. Yo mismo he pecado a menudo de comprar pasajes muy caros por anticiparme o por dejarlo para última hora. Aunque actualmente las compras de los vuelos se llevan casi en su totalidad por internet desde nuestros ordenadores, las compañías, las agencias o los buscadores más especializados, se han puesto las pilas para cobrar más de lo que realmente nos debería costar.

Si tenemos en cuenta que el importe de los vuelos de un viaje durante un mes, ocupan casi un 50 % total de nuestro presupuesto, es aconsejable seguir ciertos patrones, a menudo muy útiles para ahorrar, aunque no existe una fórmula definitiva para asegurarnos que el precio final baje exageradamente, siempre dependiendo del destino, si es muy demandado o no, de si la temporada en la que viajamos es alta, o la distancia a recorrer es enorme. Los factores que influyen son varios, pero no decaigamos en el intento, porque comprar barato si estamos bien asesorados es posible.

 

COMPRARLO NOSOTROS MISMOS

Por supuesto que economizar el pago final, influye mucho en que evitemos cualquier intermediario. A menudo una agencia física o alojada en la red, nos cobrará comisiones y no nos buscará exactamente lo que los viajeros más exigentes demandamos. Si lo hacemos por nuestra cuenta, podemos alargar las escalas y visitar esas ciudades que nunca visitaríamos expresamente. El coste varía muchísimo dependiendo de los puntos descritos a continuación.

 

ANTICIPARNOS PERO SIN PASARNOS

Atrás quedaron épocas doradas en  que un año antes era factible comprarlo, arriesgándonos a perderlo por causas ajenas a nuestro deseo de viajar, pero asegurando un precio más que asequible. Actualmente en las previsiones de las compañías aéreas, se cubren las espaldas poniendo en alza el precio debido a una posible subida del combustible que seguramente nunca sucederá. Más vale ser paciente y ser conscientes que a tres meses previos al viaje, es un margen perfecto para poder empezar a buscar y comparar.

 

FLEXIBIDAD EN LAS FECHAS DE SALIDA Y REGRESO

Típico en la ley de la oferta y la demanda. Debemos intentar ser flexibles tanto el día de salida como el de llegada. Evitar los viernes y los domingos puede llevarnos a bajar de forma considerable el precio.

Aparte de evitar los fines de semana, deberíamos mirar varias fechas tanto en la ida como en la vuelta. Si podemos ahorrarnos algo en alguno de los dos viajes, nuestro bolsillo lo agradecerá. En algunos casos, las compañías ofrecen cuadrantes de todo el mes, indicando en qué fechas economizaremos nuestra compra. Sino, deberemos buscar y buscar manualmente jugando con un calendario para ver si bajamos la tarifa.

Según algunos estudios estadísticos realizado por la Wall Street Journal, , los días más económicos para volar son los martes a las 15 h y los más caros, los sábados. Entre las 18 h y la medianoche, salen más baratos. Y 56 días son los que debemos anticipadamente comprar nuestros billetes para conseguir mejores precios. Sinceramente, no me fiaría de estas fuentes, porque cada país rige de una manera distinta y las temporadas altas y bajas, van dependiendo del hemisferio en el que estén situados nuestros destinos.

 

EVITAR LOS BUSCADORES

Puede que resulte chocante que os diga yo mismo que publiqué hace poco un artículo dedicado a los mejores buscadores de vuelos, que os diga ahora que los evitéis. La idea es siempre partir de una base y mirar mediante estos potentes servidores qué compañías vuelan a nuestro destino para posteriormente meternos en la página oficial de la compañía.

En algunos casos, inexplicablemente salen incluso más caros los vuelos, pero ese porcentaje suele ser pequeño. Comparad y decidid.

Los buscadores de vuelos, como norma general, parten de un precio base. Cuando efectuamos el pago, el precio se ve ligeramente incrementado por gastos de gestión. Para visualizar lo que nos costará realmente, la mayoría de las veces, nos hacen meter todos los datos personales antes del pago final. Si estáis de acuerdo y no os importa comprar por cuestiones de confianza, adelante. Yo soy partidario de intentar siempre conseguir mi vuelo mediante las compañías aéreas, no dando pie a errores ni anulaciones.

 

BORRAR LAS COOKIES

¿El qué? Sí, las cookies, esas pestañas que aceptamos cuando nos metemos en una web por primera vez. Estos pequeños sistemas de rastreo, acaban señalándote como objetivo prioritario para cobrarte más, ya que guardan la información de qué destinos estás buscando, y aunque pase un mes, sabrán de antemano si sigues interesado en el viaje, incrementando el pasaje. ¿Quieres comprobar que no es una tontería? Abre el navegador en modo incógnito y pon las mismas fechas y el mismo destino. Puede que te lleves una sorpresa.

 

CREAR ALARMAS EN LAS COMPAÑÍAS O EN LOS BUSCADORES

Es cierto que en pocas compañías aéreas existe la posibilidad de crear una alerta poniendo nuestro correo personal para avisarnos diaria o semanalmente si el precio baja. Pero en los buscadores generalizados, es una opción muy viable y puede orientarnos para posteriormente ir directamente a la compañía que fleta el viaje y poder adquirir el billete.

 

VUELOS DIRECTOS O CON ESCALAS

Puede resultar incomprensible si analizamos la cuestión. Un avión, una facturación y tan sólo un embarque y desembarque. Esto debería bajar el presupuesto, pero no, no es así. Los viajeros más experimentados sabemos que hay que estar listos para hacer escalas a las horas más horribles que existan. Sólo por ese método, veremos que incluso la tarifa que rebaja a la mitad.

 

COMPRAR IDA/VUELTA O IDA/IDA

En contra de lo que la gente piensa, sacarnos una ida y vuelta, puede encarecerlo todo. Sin embargo, tenemos la opción de sacarnos la ida y una vez comprada, empezar a buscar la vuelta independientemente de nuestro origen. Puedes surgir sorpresas agradables.

 

Quizás te interesen los siguientes artículos:

Los mejores buscadores de vuelos que existen

Viaja con la seguridad de estar bien cubierto

 

(Visited 1 times, 1 visits today)