La magia de un viaje por carretera en este país, no es llegar al lugar en cuestión, sino lo que iremos viendo por nuestras ventanillas mientras conducimos.

Sí. Entiendo que para muchos este post pueda ser secundario, pero si lo que queremos hacer es viajar por Estados Unidos, la mejor manera es hacerlo en un vehículo privado con nosotros al volante. La libertad que uno siente mientras va devorando cientos de millas diariamente es incomparable con otros lugares del planeta. Carreteras sin límites, con un asfalto perfecto, paisajes envolventes, desiertos atizados por un infernal calor, montañas nevadas con paredes vertiginosas, llanuras donde la nada marca un horizonte casi invisible, sí viajeros, esto es Estados Unidos, esta es la Costa Oeste, donde las rutas más famosas parecen haberse dado cita en tan sólo dos estados y que nosotros a nuestro ritmo deberemos concienciarnos en no tener prisas e ir disfrutando mientras rodamos.

Por eso es de suma importancia llevar bien atado un buen alquiler, para que podamos sólo coger el coche y empezar con lo que para mí ha sido el viaje más bonito paisajísticamente que he realizado jamás.

Después de haber recorrido 7.200 kilómetros por Estados Unidos, atravesando paisajes de una belleza incomparable, de haber dormido en muchos moteles de carretera, de haber cruzado los mejores parques nacionales, puedo decir que lo que me asustaba en un principio, acabó envolviendo mi alma de viajero.

NORMAS DE TRÁFICO – DIFERENCIAS IMPORTANTES A TENER EN CUENTA

Velocidad

Hay que tener en cuenta que la velocidad no se cuenta en km/h sino en millas por mi/hora (millas). Las señalizaciones del límite, estarán presentes en todo nuestro viaje y mientras en algunos estados la velocidad máxima permitida es de 80 mi/h en otros no podremos superar las 60 mi/h. Atentos a cumplir a rajatabla este requisito, porque con radares fijos no me crucé, pero si con muchos coches patrulla escondidos estratégicamente donde dar caza al incauto. De todas maneras, tomaros el viaje con calma y asunto solucionado.

Es obligatorio el cinturón de seguridad en todos los ocupantes. Algo que me dejó perplejo, fue que no llevar casco para la motocicleta en muchos Estados está permitido .

 

Señales y semáforos. 

Empecemos diciendo que se conduce por la derecha, por lo que las preferencias, adelantamientos y demás historias, se hace como en nuestro país. No es así en los semáforos. No hay que parar al lado a escasos metros, sino que están situados pasado el cruce, con lo que acostumbrarse a menudo resulta una tarea difícil. Siempre que no indique lo contrario, podremos girar a la derecha incluso estando en rojo. Puede que os suene a chino, pero os llevaréis la reprimenda de algún impaciente que venga detrás vuestro y de esta forma tan brusca, en un par de días estaréis adaptados a los semáforos.

Los cruces, tan frecuentes, se para. Cuando digo se para, es que debemos detener el coche por completo. Mirar y en teoría ceder el paso a nuestra derecha, pero en la práctica, la cortesía es la que manda. Cuando estemos cuatro en un cruce, primero uno, luego otro y así sucesivamente. Nunca pasar dos seguidos por mucho que tengáis preferencia.

 

Carreteras (estado y utilización)

En las autopistas o autovías de mucho tráfico, veréis en muchas ocasiones un carril a la izquierda que no deja de circular con fluidez,  incluso en los embotellamientos. Una señal os indicará, que se puede utilizar cuando van un mínimo de dos pasajeros. Es muy útil, pero hay que ser precavido porque las salidas están a la derecha y cruzar ocho carriles es sumamente peligroso.

Las carreteras en el país, pese a que la percepción es que andan perfectas, con frecuencia iremos encontrando por nuestro camino, cortes y obras que dificultan la circulación. Venerado por los amantes del asfalto, diré en su contra que el pavimento en algunas interestatales deja mucho que desear. En las autovías, los neumáticos reventados por los enormes camiones, llegan a ser un problema.

Conducir por gran parte del país es gratuito y sólo algunas autopistas son de pago. Yo hice 7200 kilómetros y tan sólo pague la entrada en San Francisco para entrar por el Golden Gate. El pago se puede realizar en tarjeta de crédito. Pero insisto, la mayoría son gratuítas.

No hace falta decir que las señales están en inglés. Un mínimo de conocimiento en el idioma será suficiente para entenderlas.

 

APARCAR

A riesgo de que en las grandes ciudades podamos sufrir embotellamientos, aquí como en todos los lugares del mundo, pagando es fácil conseguir estacionar el vehículo. En las ciudades de Los Ángeles, San Francisco o San Diego por 15 USD diarios podremos estacionar en parkings privados, excluyendo la noche.

En los moteles, siempre hay aparcamientos sin suplemento adicional. La cultura de “viaje por carretera”, está tan arraigada en el país, que todo son beneficios para moverte con soltura, tanto en los parques nacionales, como en las pequeñas poblaciones.

El aparcamiento público, es sencillo y los días laborales es gratuito, aunque hay que ir con mucho cuidado porque en todas las señales te indicará qué días se puede y qué horario hay que cumplir. El fin de semana, existen los famosos parquímetros que tanto hemos visto en las películas. Si tenéis dudas, en mi artículo de San Francisco doy una explicación para que entendáis cómo funciona el sistema.

*todo está basado en las ciudades que visité durante mi viaje por el suroeste. Tengamos en cuenta que los cincuenta estados operan de forma independiente y las normas reguladas difieren y mucho. 

 

CONDUCIR POR LOS PARQUES NACIONALES

En un país como el nuestro, las aglomeraciones suponen un problema y más en temporada alta. Lo curioso del Suroeste de Estados Unidos, es que cuenta con los parques nacionales más impresionantes del país. No os engañaré diciendo que vais a estar solos, pero os sorprenderá saber que menos en el Parque Nacional de Zion, en el resto podéis explorarlos con el coche a vuestro ritmo y sin problemas de atascos. El Gran Cañón, cuenta con una línea de autobuses que accede a los miradores donde hacer las excursiones, pero es indispensable contar con un vehículo para llegar más allá y disfrutar por completo de una inolvidable experiencia. Los horarios están marcados y debéis salir, sino seréis multados.

En cada mirador, tendréis un aparcamiento gratuito y no hablo de uno, sino de todos los parques. Vamos…. Toda una maravilla.

 

GASOLINA – CÓMO REPOSTAR

Olvidaos del gasoil. Allí lo que se lleva es la gasolina. En todas las estaciones de servicio podéis llenar el depósito con Plus, Premium y Regular y ojo al color de la manguera que es negra como lo son aquí en España los que echamos diésel a nuestro coche. Yo inconscientemente me llevé un buen susto, pero todo estaba bien. La negra es la buena.

Al tratarse de vehículos alquilados, con la Regular debería bastarnos y de ese modo economizaremos en el precio por galón.

El pago se realiza antes de servirse en caja. Si podéis pagar en el mismo surtidor, mejor, pero mis dos tarjetas siendo una Visa y la otra Mastercard, al ser extranjeras, siempre debía pasar por caja, porque no me las aceptaban. Hay que tener en cuenta que en algunas, no en la mayoría, sólo aceptan a débito. En ese caso, sólo nos quedará pagar en metálico.

Dicho esto, entender que las estaciones de servicio, son mundos ajenos a lo que ocurre en sus alrededores. Con enormes tiendas bien abastecidas de innumerables bebidas a granel, cafés aguados y todo los productos que podamos necesitar para proseguir nuestro viaje, muchas cuentan con restaurantes o franquicias donde comer tranquilos.

 

CONSEJOS SOBRE LA MARCHA

No tuve ningún problema durante mi mes de viaje. Puede que algunas veces me quedara colapsado mirando la cantidad de coches que llegan a circular por las entradas y salidas en las grandes ciudades, que la educación de más de uno esté muy por debajo de los baremos que todos conocemos, pero ante todo esto, debemos mantener la calma y pasar de la mágica palabra (fu…ing) que algunos utilizan a menudo para recriminarnos que vamos equivocados o que debemos aumentar la velocidad.

Evitar la noche en los Estados de Arizona, Utah, Nuevo Méjico y Nevada (por poner algunos), ya que en los parques nacionales, cuando anochece, conducir a oscuras, resulta muy difícil ver algo. Hay que tener en cuenta que hay mucho ciervo suelto y los atropellos son normales. Sino ya me diréis.

El Gps que llevemos, puede que en alguna ocasión nos juegue una mala pasada, sobre todo en las enormes ciudades, donde la ingente cantidad de vehículos que circulan, acabarán por quebrar momentáneamente nuestra señal. La solución, llevar uno bueno y no una castaña como el mío.

 

¿¿¿¿QUÉ HACER SI LA POLICÍA ME PARA O ME MULTA????

Si la policía nos para, habrá que mantener la calma. Los coches patrulla se ponen atrás y encenderán las luces tanto acústicas como visibles. Debemos aparcar en el arcén lentamente con los intermitentes puestos y esperar a que el agente venga hacia nosotros. A menudo tardan bastante porque estarán comprobando nuestra matrícula. Hay que quedarse dentro, con las ventanillas subidas y sin quitarse ni el cinturón. Solo cuando el agente venga y nos pida la documentación, habrá que enseñarle en carnet de conducir internacional, acompañándolo del pasaporte. La mayoría de las veces son comprobaciones rutinarias, pero si hemos cometido alguna infracción, deberemos apechugar con las consecuencias sin discutirles absolutamente nada.

La multa se pagará en la siguiente ciudad que paremos en la oficina de correos. 

 

CONCLUSIONES 

Como si no fuera suficiente el planificar un buen viaje por Estados Unidos, dormir, rutas para no perdernos los Parques Nacionales, billetes de avión, hay que añadir también un buen alquiler de vehículo. Puede que aparte de Japón, este haya sido el viaje que mejor planifiqué previamente antes de ir. A la mayoría  de los  países voy sin  ni siquiera tener un alojamiento y mucho menos necesito alquilar algo previamente, pero esta aventura es distinta y necesita de nuestro empuje y empeño por planificarlo todo previamente para ahorrar costes y no quedarnos sin alojamientos por querer hacerlo todo sobre la marcha.

El viaje en sí es maravilloso, pero creo que lo que lo distingue del resto que he ido haciendo, es que los caminos que sólo nosotros con toda la libertad iremos marcando, hace que sea único, un viaje que sólo completaremos si nos dejamos llevar por los paisajes, por la calma de ir engullendo kilómetros sin prisas, disfrutando de las carreteras más bellas y salvajes que uno pueda imaginar cuando pensamos en el gran viaje por el Salvaje Oeste.

Bienvenidos a lo que puede ser el viaje de vuestras vidas. Bienvenidos al más puro “roadtrip” que uno pueda soñar.

¿Quieres saber más sobre Estados Unidos? No te pierdas nuestros artículos imprescindibles para que no se te escape nada.

Alquilar un coche en Estados Unidos y no morir en el intento

Consejos fundamentales antes de ir A Estados Unidos

Nuestro viaje a Estados Unidos

SaveSave

(Visited 1 times, 1 visits today)