La religión más antigua de Japón, es el sintoísmo. Esta creencia gira en torno a la creencia de que las divinidades presiden todas las cosas, vivas, muertas o inanimadas, de la naturaleza. Para los japoneses esta religión era la oficial desde 1870 hasta 1940. En la actualidad, el budismo es el imperante, pero los rituales en muchos casos forman parte de la antigua doctrina, así como las vestimentas de los fieles y las estructuras en sus templos, llevando muchos “Las Torii”, símbolo más conocido del sintoísmo.
Sea cual sea el caso, es indudable que Japón ha adoptado una religión única en el mundo debido a esta deliciosa mezcla entre ambas.
En las fotografías, podemos observar cómo los farolillos son síntomas de una elegancia sencilla en muchas entradas a los lugares más sagrados. Un pequeño estanque de agua, nos sirve para purificarnos, lavándonos ambas manos y mojándonos los labios.

 

(Visited 76 times, 1 visits today)