Las palabras no harían justicia. No nos esperábamos después de haber visitado tantos parques, dejando a la estrella del baile para nuestra última visita,  que nos impactara tanto su visión. Bellos parajes han ido adornando un viaje perfecto y nada podía ya impresionarnos hasta que El Gran Cañón de Colorado ha aparecido de la nada. La llegada, apenas te deja prever, encontrar ese gigantesco socavón, hundido en la tierra, fracturando toda la corteza, con una belleza tan poderosa, pudiendo afirmar, que ha sido uno de los paisajes más bonitos que he visto durante mis largos años de viaje. Suena a tópico, pero cuando lleguéis os pasará lo que a mí. Os quedaréis sin palabras, con un nudo en la garganta.

Si me pongo objetivo, os daré unos datos que no dejan duda alguna. Tiene 446 kilómetros de longitud y sus cordilleras alcanzan desde los 6 hasta los 29 kilómetros de anchura. La profundidad media, ronda los 800 metros, pero en algunos abismos, llega a los 1.600 metros. Si nos pusiéramos a explorarlo con calma, no harían falta un par de jornadas, sino que estaríamos semanas para abarcar tales descomunales dimensiones.

El Gran Cañón fue creado por un gigantesco río Colorado, que apenas aparenta en la actualidad una delgada línea desde los miradores, pero si lo vemos de cerca, quedaremos impresionados por sus medidas. Aquí los amantes del Rafting harán los descensos más famosos del planeta, a un precio muy elevado, pero la experiencia debe de ser fabulosa.

El propio cauce del río hace millones de años, resquebrajó el terreno, mostrando hoy 2000 millones de años de pura historia sobre nuestro planeta. Cada capa, es un periodo de nuestra historia. Desde la creación de la vida, a la dominación de los dinosaurios hace ya 65 millones de años. Podemos decir, que el Gran Cañón, es un libro de historia abierto, donde los geólogos, paleontólogos y biólogos ansían por plantar sus carpas e investigar un pasado al alcance de la mano.

Anteriormente estuve en varios cañones de importante nombre. No olvido El Cañón del Colca en Perú, con una profundidad de infarto, o el Gran Cañón del río Fish en Namibia, bello y desolador como ninguno. Otro claro ejemplo lo fue hace poco el Cañón de Chicamocha en Colombia, desapercibido para muchos, pero una maravilla para hacerlo en parapente e incluso este viaje me dejé maravillar por el famoso Antelope Canyon . Todos estos no cuentan con un soporte para el turismo como el Gran Cañón, lo entiendo, pero eso no quita que el que hoy toca, es la madre de todos los cañones del planeta

 

¿QUÉ ZONA VISITAR?¿NORTE O SUR?

Si no queremos complicarnos la vida y ver los mejores miradores, deberíamos elegir el tramo Sur (llamado South Rim), accesible desde la población de Williams donde muchos hacen noche para coger la carretera de 90 kilómetros que los separa.

Yo no he hecho el Norte, pero para los que estén pensando en hacer los dos extremos, que tengan claro que la distancia que los separa es muy grande e imposible hacerla en dos jornadas.

Para visitar la famosa pasarela de cristal, hay que ir a otra entrada situada en el Oeste.

 

¿CÓMO MOVERSE?

Mientras la zona Sureste sólo es transitable en autobús gratuito en el parque, El Suroeste, sólo podéis hacerla con vuestro coche. Las líneas que se mueven dentro del parque van fenomenales y cada diez minutos tendréis uno para coger e ir al siguiente punto

 

¿QUÉ NO DEBEMOS PERDERNOS?

Voy a proponeros una ruta para una jornada de 12 horas, que es la que he realizado hoy.

Lo primero que hay que hacer es pasar por caja. Una taquilla en el parque nos cobrará $30 por vehículo con una duración de siete días por si queremos repetir. El vehículo deberéis aparcarlo o bien aquí o en otros parkings más adelante. No importa porque lo que mejor va para la zona Sureste es el autobús gratuito donde los vehículos privados quedan prohibidos. Ya tendréis tiempo de investigar con vuestro coche más adelante.

Ir al Centro de Visitantes y coger un mapa. Los hay en español. Con vuestro pago ya os dan uno pero sin asesoramiento.

-Ver la película que pasan en el cine del Centro de Visitantes. Realizada por National Geografic, os contarán los secretos del Cañón.

-Empezar nuestra visita con el Mather Point. Situado detrás del Centro de Visitantes. Caminar el Rim Trail que bordea el gran abismo y veréis de qué va la cosa. El tiempo de esta caminata lo ponéis vosotros. Yo he caminado una media hora y me he ido a otra zona. Pero el sendero es largo y puede durar varias horas.

-Coger el autobús Linea Roja y bajar en Trailview Overlook. Aquí tenéis la opción de hacer unos 11 kilómetros andando o ir de un mirador a otra en autobús. Yo lo he fraccionado y habré caminado unos cuatro kilómetros recorriéndolo todo. Recomiendo el Hopi Point, el Powel Point y The Abyss. Eso sí, no dejéis ni uno por ver.

-Después de acabar esta zona, volvemos al Centro de Visitantes y cogemos nuestro coche para tomar la carretera 67 dirección Desser View. Esta ruta está pensada para disfrutar de la carretera y disfrutar de los seis miradores que nos quedan a mano izquierda. Aquí no hay excusas. Hay que hacerla.

-Esperar al atardecer en uno de estos miradores para ver como los colores del Gran Cañón se encienden. Muchos deciden hacer el amanecer. Yo por falta de tiempo me he tenido que quedar a que el Sol iluminara de otra manera esos enormes abismos. Es imprescindible.

 

OTRAS ACTIVIDADES A TENER EN CUENTA:

– Verlo en Helicóptero. El clásico de los clásicos, aunque necesitamos reservar y pagar una buena cantidad. La experiencia es cautivadora.

-Navegarlo. Si queréis ya podéis moveros. Cuentan las malas lenguas, que hay una lista de espera de unos 10 años.

-Caminar por sus entrañas. Con permisos y a menudo con excursiones montadas por lo Ranger, podéis convertir ese deseo en realidad. En la parte Sur, no hay ni un camino que baje al río por tu cuenta.

 

CONSEJOS FUNDAMENTALES

-Llevad botellas de agua e ir rellenándolas en las fuentes disponibles del parque.

-Usad protección solar. El Sol pega muy fuerte. Nosotros llevamos viajando varias semanas y es la primera vez que nos quemamos.

-Llevad comida. Los precios que hay en esos lugares estratégicos donde llegas con tus últimas fuerzas, existen para abastecer a cualquiera. Eso sí, con unos precios a la altura del Gran Cañón. Un sándwich típico americano que a mí me sabe a m…., $6,75, a parte tasas.

– Vigilad las temperaturas. De noche pueden llegar a 2o  y durante el día pasar de los 30o.

 

Con el día de hoy, quedan concluidos todos los parques que teníamos previstos. Mañana seguimos en Arizona para hacer la famosa Ruta 66. Las conclusiones las podéis ver en mis crónicas anteriores, pero no os quepa la menor duda, que este viaje, está siendo uno de los mejores y más fáciles que haya realizado hasta la fecha.

 

Síguenos en Nuestro viaje por Estados Unidos

Cómo alquilar un coche en estados Unidos

Consejos que debemos saber antes de ir a Estados Unidos

 

(Visited 1 times, 1 visits today)