Puede que desde que me pusiera a mirar hace unos meses por dónde iba a pasar durante mi estancia en Filipinas, a Siargao la marcara con un tímido interrogante. Lejos de todo, aunque a un paso de Camiguín, decidí obligarme a ir, a ver qué se estaba cocinando en la isla que probablemente haya oído hablar más durante este viaje entre todos los mochileros.

No pude remediarlo y la curiosidad me pudo, del mismo modo que pudo conmigo ir a ver Alona Beach y juzgar si habían corrompido tal lugar, comparándolo incluso con la animada aunque deshecha Kuta Beach de Bali.

Con una idea clara de hospedarme en General Luna y con unos precios abusivos e incomprensibles, decidí pagar una cantidad de dinero indecente para poder estar tres días en uno de los lugares más famosos del sureste asiático donde practicar surf.

Como viene siendo habitual, el acoso y derribo a tu llegada está garantizado. Los conductores de las furgonetas hacen y deshacen a su antojo las tarifas, dejándote pillado a una hora de tu destino final si no pasas por el tubo y das la cantidad fija y estipulada por ellos, no bajando absolutamente ni un solo peso. Los 300 PHP, como veréis durante vuestro paso por Filipinas es una verdadera fortuna para hacer los kilómetros que hay desde el aeropuerto a General Luna.

Os preguntaréis por qué he decidido llamar a este título “El nacimiento y muerte de un mito”. Es muy sencillo y cualquier viajero con dos dedos de frente, verá que sí, que Siargao es divertido pero está a punto de convertirse en la nueva Boracay sin tener esas playas de ensueño de la que tanto presume con justicia la pionera en hacer de una isla, un resort gigantesco, para gente que busca disfrutar del Sol y de un descanso entre buenos cocteles.

Pero no nos engañemos, a Siargao le faltan muchas cosas para convertirse en todo un hito y antes de que esto suceda, puede que muera en el intento y eso sería una pena, porque bien es cierto que es un idílico lugar para practicar el surf, y que sus paisajes son de una belleza indiscutible, pero el cemento está plantando sus raíces sobre los cadáveres de cientos de palmeras arrancadas para que en menos de diez años, aquello sea una sombra de lo que en un pasado no muy lejano fue.

Tan solo, hay que desplazarse a San Isidro, en el centro de la Isla y contemplar como el tiempo allí no ha corrido. Entre manglares de siniestro aspecto, con una población encantadora que jamás abusaría de ti por verte extranjero, choca de frente con lo que acabamos encontrando en la zona más turística situada en General Luna. Mientras te clavan por un agua, mientras te dan gato por liebre en muchos restaurantes, mientras dejen de ver al turismo no sólo como a una fuente de ingresos (que eso es necesario para el crecimiento de la población), sino como a gente a la que engañar con precios surrealistas, aquello no tiene otro final que el de abarcar al final de esta historia a un turismo más acaudalado, acabando con la esencia que envuelve a uno de los mitos de Filipinas que se abre lugar a pasos de gigante, para acabar cayendo por un enorme precipicio de no retorno.

Pero…. Entonces …… voy ¿¿¿¿¿¿????????

Aprovecha y ve. Recorre sus solitarias carreteras dirección Norte, mientras miles de palmeras van engulléndote por el camino, haciendo paradas para contemplar solitarias playas, donde tú impones tu momento y tu lugar favorito. Siargao mola, claro que sí, pero elevarlo al mejor lugar de todo un país como mucha gente me ha intentado convencer, es simplemente de necios.

 

¿QUÉ VER EN SIARGAO?

Planear qué hacer, es sencillo aunque el precio no vaya acorde al país en cuestión. Elegir la actividad, es tan sencillo como contar los días disponibles y empezar a indagar en las múltiples agencias que hay en la calle principal o ir a los mejores hoteles donde organizan sorprendentes excursiones. No olvidemos, guardar una jornada para descansar y dar rienda suelta a la noche, en las variadas fiestas que montan a pie de playa. Allí el ambiente es desenfrenado y amistoso

-Ir en moto. Sin dudarlo, los que estéis acostumbrados a coger motocicleta deberíais recorrerla desde el Sur hacia el Norte. Si nos agobiamos de tanto surfista, tanto restaurante enfocado al turismo, de las noches desenfrenadas en los clubs más exclusivos de los enormes resorts, una huida a ciegas con un vehículo, pondrá las cosas en su sitio y podremos darnos cuenta que Siargao da para mucho más.

 

-Visitar el 9 cloud. El rompiente más famoso y donde aprendices se mezclan en las olas con los más avanzados surfistas del mundo. Mientras que Siargao sigue a la alza representando incluso los campeonatos mundiales de este deporte, los que simplemente queremos observar, encontraremos un enorme muelle de tres plantas, con un previo pago de 50 php,

 

-Vivir la noche. En eso General Luna está a la última. Si no es en un Resort, será en un restaurante. Mientras de día la gente va en bañador, con unas simples chancletas como calzado, la noche hace que todo el mundo se arregle y asista a una de las diversas fiestas que se van anunciando de boca en boca. El ambiente es impresionante y puede ser un lugar perfecto para hacer nuevos amigos. El alcohol, barato y aguado hará que aguantemos más horas bailando de lo que estamos acostumbrados.

 

-Relajarse en cualquier playa del norte y algunas desconocidas del Sur. Mientras la marea hace de las suyas durante el día, podremos movernos en motocicleta recorriendo las solitarias carreteras que dan la vuelta a la isla. Durante nuestro paseo, iremos viendo carteles donde nos indican playas. Una muy buena opción, es llevar la aplicación en nuestro móvil del Maps.me e ir viendo a tiempo real, dónde situar esas playas que se resisten aún a ser descubiertas por el turismo en masa.

 

-Hacer el tour de cuatro islas incluyendo la menos conocida y más bella corregidor. (Leer “Cómo hacer Island Hopping” más abajo).

 

-Hacer un curso de surf. Nadie puede discutir que Siargao es un paraíso para los surfistas, sean novatos o expertos, las buenas olas están casi aseguradas, con rompientes no sólo en la archiconocida 9 icloud, sino que las agencias nos podrán llevar en barco, en busca de oleaje, donde sólo los más atrevidos se dejan llevar por la fuerza del océano. Mientras muchos deciden invertir un mes entero de sus vacaciones surfeando en la isla, hospedándose en un mismo lugar, trayendo sus tablas de todas las partes del planeta, para los surfistas esporádicos, existen numerosos negocios en Genera Luna, donde aparte de alquilar la tabla, encontrarás transporte tanto terrestre como marítimo para ir a las playas más cañeras. También hay un amplio abanico de escuelas, donde imparten clases particulares, como colectivas. Si en Kuta Beach (Bali), el Surf es una forma redonda de hacer negocio, en Siargao, sentí que era una modo de vivir más auténtico y menos intoxicado, aunque todo se andará a este paso.

 

-Elige un lugar y mirar el atardecer. Encontrar Atardeceres bonitos en Filipinas no es que sea una tarea difícil. Mientras unos cuentan que los mejores son los de Malapascua, otros contemplan en Siargao una joya cuando el Sol esconde sus barbas por el horizonte. Yo sin duda alguna me quedo con los de Siquijor. A tener en cuenta que en Verano, deberemos encararnos hacia el Este para contemplarlo. Yo no me compliqué mucho la vida y desde la 9 cloud, podremos disfrutar de ese momento. Eso sí, lleno de gente.

 

¿CÓMO HACER EL ISLAND HOPPING?

Hay muchas maneras de hacerlo y son muchas agencias que lo gestionan, pero la mejor opción es ir al embarcadero situado en el muelle principal, justo al lado del mercado. Mi consejo es que no os durmáis mucho, y que si podéis estar a las 8.30 am, mejor para ir negociando con los barqueros los precios y los lugares a visitar. El precio de nuestro viaje fue de 2500 PHP, incluyendo la menos conocida Isla Corregidor. Mientras en las tres iremos encontrando decenas de visitantes como nosotros, en ésta, podemos decir con total certeza que es la más bonita, la más tranquila y la que se nos quedó como un recuerdo imborrable.

A esto hay que sumar la comida que compraremos en el mercado, a poder ser pescado fresco, calamares y gambas. No os preocupéis por los condimentos, porque en la tercera isla, la más grande, os cocinarán por 60 PHP el kilo, eso sí, os cobrarán 250 PHP por “cottage”, que es la mesa con el tejado de paja donde resguardarse del abrasador Sol.

 

¿CÓMO LLEGAR Y SALIR?

Desde Cebú y Bohol. los vuelos son muy frecuentes. Yo que venía desde Tagbilarán, lo que me supuso coger un ferry hasta el puerto de Cebú, un taxi compartido con otros viajeros al aeropuerto y luego el avión. Coger un vuelo desde Bohol, no merece la pena. Mejor gestionarlo como yo, vía ferry hasta Cebú, ya que no existen líneas directas hacia Siargao.

Desde Camiguin. Puede que parezca complicado, pero es una ruta altamente utilizada por muchos viajeros. Desde el puerto de Camiguin, cogemos un ferri que nos lleve a Cagayan de Oro y de allí coger un bus hacia Surigao. Debemos tener presente que este viaje no lo podemos completar en un día, así que deberemos pasar una noche en Surigao City para al día siguiente coger un barco que nos lleve a Siargao en apenas unas cuatro horas.

Desde y Hasta el aeropuerto: 300 PHP es el precio oficial que te cobrarán nada más llegar a la pequeña y única terminal (por llamarlo de alguna manera). Rebajarlo es posible, pero los conductores se han enrocado en precios abusivos, viendo un filón que va para largo o mejor dicho, que acaba de empezar a dar sus frutos. Para ir desde General Luna al aeropuerto, hablad con vuestro hotel y que gestione vuestro traslado. Trabajan a todas horas para no perder un vuelo por ejemplo a las 7 de la mañana. El recorrido dura apenas 45 minutos.

 

¿CÓMO DESPLAZARSE?

A los que tengan miedo a las motocicletas, deberían negociar con un triciclo para que les lleve durante todo un día a visitar la desierta y desconocida parte del Norte, mucho más bella que la parte Sur. La motocicleta es el medio perfecto para andar a tu aire. Una vez salgamos de General Luna, conducir es sencillo sin apenas tráfico durante todo el trayecto. Pienso que es el lugar más sencillo de Filipinas de los que he visitado para atreverse si eres novato para probar sobre dos ruedas.

 

HOSPEDARSE

Llegó para muchos a ser una misión imposible y si hay dos puntos donde hacerlo, uno es el famoso y animado General Luna y otro el tranquilo y alejado de todo San Isidro. Mi consejo es que tiréis directamente a General Luna y buscaros algo alejado de la calle principal para poder disfrutar de buenos restaurantes por la noche ya que el segundo, quedamos muy limitados, debido a la escasa oferta.

Olvidaos de los precios que habéis pagado durante vuestro viaje (exceptuando Malapascua). Aquí, no sólo se han puesto las pilas, sino que ven al turismo, un motor de arranque para su economía, hinchando los precios de manera no sólo abusiva, a veces incluso insultante. Una de las cosas que más me chocó, fue salir de allí y recorrer la zona del Norte, donde los resorts dejan de existir y se ve el lado más amable de un pueblo que no te va a cobrar de más que a un Filipino y siempre con una amplia sonrisa en su rostro.

Os recomiendo encarecidamente, aplicaciones como Agoda que en Filipinas es muy utilizada y consigue precios más económicos que las conocidas y fiables Booking y Airbnb.

 

CONCLUSIONES

Mientras la gente de Siargao, la que tiene sus pequeñas tiendas a pie de carretera en el Norte, no te cobran de más por vestir diferente, vas viendo que la isla va transformando su tono puramente empresarial en un tono más cálido, casi diría yo que familiar y te percatas que el secreto reside sencillamente, en no caer en precipitadas valoraciones y dejarnos llevar por ese aura que de una forma sutil te va envolviendo a medida que pasan los días. Ver a la gente del alejado ajetreo observándote con sinceridad y sana curiosidad, dibujando en sus rostros una amplia sonrisa, ofreciendo una hospitalidad espontánea sumamente necesaria cuando has venido previamente del atestado Sur, no tiene precio.

Siargao va más allá de lo que se quedan anclados en General Luna. Diría yo que encontrar el alma de este lugar es salirse de lo más conocido para poder indagar en sus solitarias y preciosas carreteras, donde apenas encontraremos tráfico.

Siargao, posee un magnetismo incuestionable. Pese a estar de moda y criticar duramente sus planes de futuro, de momento, y si no pasa mucho tiempo, apostaría por pasar unos días. Puede que como en mi caso, la curiosidad, se convierta en un descubrimiento diferente a todo lo que hayamos ido viendo durante nuestro viaje por el país.

 

ITINERARIO RECORRIDO EN MOTOCICLETA

Os dejo lo que fui señalando en tiempo real mientras iba recorriendo la isla en motocicleta. También están incluidas las ubicaciones que hice en barco.

 

PAISAJES 8/10
AMBIENTE 9/10
RELACIÓN CALIDAD/PRECIO 7/10
PLAYAS 8/10
ACTIVIDADES 9/10

 

¿Nos sigues en nuestro viaje por Filipinas?

(Visited 1 times, 1 visits today)