Muchos viajeros me he ido cruzando por el camino. Mientras sus pasos quedaban trabados justamente en la Isla de Bohol, para tirar hacia el Este (Siargao), o el Oeste (Palawan), yo tenía muy claro desde que puse mis ojos en el país, que quería estar unos días en esta pequeña pero encantada isla a medio camino de la nada.

Sus leyendas, llenas de oscuras historias relacionadas con la magia negra, puede que no haya beneficiado al turismo local, pero indudablemente atrae y mucho a un turismo venido de mucho más lejos. De chamanes y pociones van las cosas y Siquijor, que viendo el potencial que tiene paisajísticamente ha intentado eludir cualquier vínculo con estas prácticas tan temidas y respetadas.

Siquijor, no sólo se deja hacer de manera sencilla, sino que desde que pones tus pies en tierra, sabes que no vas a dejar escapar vivir la experiencia de conocer un lugar único e ilógicamente descatalogado en la mayoría de los foros de viajeros. ¿Por algún motivo en especial? Suponiendo que últimamente está pegando muy fuerte Siargao, que Palawan es el colofón a un viaje por el país, que Bohol es un indispensable en cualquier hoja de ruta, sólo los que más tiempo tienen, pueden permitirse el lujo de perder dos días en conocerlo.

Si a esto le sumamos que sus playas son medianamente aceptables para el baño, debido a los cursos tan radicales de las mareas, pues acabaremos decidiendo descartarla de nuestros futuribles.

Pero voy a contaros, lo que sí tiene Siquijor. Tras toda esa cortina hecha de rumores, se esconden hermosas playas, que si escogemos bien la hora del día, podremos disfrutar de fabulosos paisajes submarinos, que detrás de esa fina carretera que la recorre en sentido circular, podemos indagar por sus frondosas junglas, buscando pueblos perdidos en el tiempo, en busca de nuestro chamán, que elegir tu trocito de paraíso, es tan fácil como coger una motocicleta e ir parando en las desiertas playas, llenas de palmeras y bangkas esperando faenar y que sus habitantes, nos regalarán a todas horas una sonrisa llena de sincerad si ven que pueden ayudarte.

Siquijor ha ido más allá de mis expectativas. Atrás quedan lugares tan distintos como Bantayan o Malapascua. La primera exenta de turismo y la segunda lo opuesto. Sin embargo, aquí encontramos que sí, que los viajeros independientes quieren conocerla, pero sin caer en el error más frecuente de masificarnos en lugares idílicos, convirtiéndolos en complejos hoteleros (que los hay en menor medida), y que su paso a las playas, te obligue a pasar una noche o pagar una excesiva tasa.

 

 

¿QUÉ NO PERDERNOS EN SIQUIJOR?

La isla es muy intuitiva. Su pequeño tamaño y una carretera que rodea a toda la isla, hacen que tanto alquilar un conductor como una motocicleta, sean viables y económicos. Sin embargo, deberíamos ser cautos a la hora de explorar el interior, donde la jungla, literalmente te come, haciendo de los caminos, trampas resbaladizas aunque llenas de emoción y fuera de toda ruta.

-VISITAR LAS PLAYAS DE SAN JUAN: Puede que suene a guasa, pero las más conocidas como la de Paliton Beach o la Salagdong Beach, son para mi gusto algo feotas. Sin embargo si decidimos ir metiéndonos por los caminos que hay desde San Juan hasta Siquijor, podremos perdernos entre enormes playas solitarias donde los atardeceres son sencillamente espectaculares. Si queremos quitarnos la espinita de ver las más famosas, la Salangdoong está regida por un complejo vacacional, cobra unos 50 PHP por moto y persona. Su playa limpia y bien cuidada posee trampolines y tobogán para que los más cabras hagan de las suyas.

-ARBOL BALETE. De propiedades curativas, lo encontraremos en la misma carretera general yendo hacia el Sur. Este tremendo y enmarañado árbol, tiene más de cuatrocientos años y sus raíces poseen sustancias sanadoras. El estanque que hay en la base, es para que nos sentemos y que los pececillos nos hagan una buena limpieza de pies. Es gratis.

-CAMBUGAHAY FALLS. Para refrescarnos, no hay mejor plan que visitar estas cascadas que van formando piscinas de color turquesa. No se paga entrada y pese a que se ofrezcan guías, se pueden hacer por tu cuenta. Los diferentes saltos preparados por los lugareños para ganarse la vida, restan encanto, pero añaden diversión. Por 50 PHP, te podrás tirar las veces que quieras.

-ADENTRARNOS EN LA CARRETERA INTERIOR. Fuera de ruta, si nos adentramos en los intrincados caminos que suben montaña arriba, podremos enamorarnos de sus vistas. A menudo nos sentiremos incómodos, cuando la jungla haga desaparecer el Sol y nos adentremos en un oscuro abismo de silencio. Puede que sea la mejor experiencia que me haya llevado de la isla, al no esperar nada cuando he decidido hacerlo.

-CUEVA CANTABON. Pese a mi intento de entrar, no he podido, ya que estaban cerradas. En Coco Grove, pregunté y me dijeron que sí, que estaban abiertas pero debemos contratar un guía, debido al peligro que supone hacerlo solo. Leí lo contrario y según las guías de viaje, podían hacerse por tu cuenta. La solución es pasar por Barangay Hall Cantabon y organizarlo todo desde allí. El precio son 500 PHP.

-COCO GROVE RESORT. ¿Por qué no pasar una noche en este fabuloso hotel? Su bonita entrada, da paso a unos bungalós, con un precioso restaurante y una terraza con vistas a una de las mejores playas de la isla. Una lástima que sólo los huéspedes tengan derecho a su uso, porque cuenta con un buen rincón para hacer buceo. El precio por noche en estándar no pasa de los 58€.

-APO ISLAND. Organizada por las agencias y los resorts, esta excursión ofrece el mejor buceo y snorkel de Filipinas. Su precio puede parecer abusivo pero es toda una jornada con comida incluida

 

¿DÓNDE DORMIR?

Yo no lo dudaría y dirigiría mis esfuerzos en coger hotel en San Juan. Su oferta es buena y la relación calidad/precio, casi insuperable. Lleno de buenos restaurantes, daremos con el lado donde el Sol se esconde con el ocaso, asegurándonos no perder detalle.

Yo dormí en Aloha Hotel por unos 30€ la noche. Las habitaciones eran enormes, nuevas y el servicio fenomenal. Con piscina y desayuno incluido.

Si podéis, como he dicho antes, pasad una noche en Coco Gove, fui esta tarde a verlo para poder redactar este post y me ha parecido un auténtico chollo viendo lo que ofrecían.

 

¿CÓMO MOVERSE?

Filipinas va a acabar siendo el país donde más motocicletas he alquilado. La mejor manera, por supuesto y debido a las distancias que son cortas es en moto. Si somos de los que no queremos correr riesgos, podemos contratar cualquier conductor durante ocho horas, marcándoles los puntos que queramos hacer. Los precios no son altos aunque lo desconozco.

El alquiler de la motocicleta suele rondar los 350 PHP, aunque si le decís que os la quedáis dos días podréis incluso rebajar a 250 PHP por jornada.

 

¿CÓMO LLEGAR Y SALIR?

Dos vías marítimas están abiertas. Una que sale de Dumaguete (Negros) y otra (la que yo utilicé, de Tagbilarán en Bohol . La duración es de una hora y media y la tarifa de 700 php

El transporte desde Larena a San Juan en Triciclo es de 400 PHP y es tarifa fija. La van, nos costará 600 pero podremos llenarla con otros compañeros de viaje y economizar mucho el desplazamiento.

Para salir, es aconsejable que reservemos billete el día anterior a nuestra salida. El ferri cuesta 700 PHP, sale uno al día a las 12.30 p.m. a Bohol y tarda una hora y media.

 

*LA ISLA DE LOS CHAMANES

A parte de los típicos curanderos que iremos encontrando en todos los lugares, como los que utilizan hierbas curativas, o los oradores, que mediante plegarias, hacen creer al pobre enfermo que sanará, en Siquijor están los llamados Bolo-Bolo que hacen uso de un vaso de agua, introduciendo una piedra negra, soplando con una pajita, alzan el vaso y a medida que el agua se va convirtiendo en un color marrón, van identificando los males y las enfermedades. Verdad o no, los lugareños no tardan en desmentir estas prácticas ya menos utilizadas, queriendo cambiar el color de la magia negra, por una magia blanca que podría ser un imán más potente para futuros visitantes.

 

LO QUE MÁS ME HA GUSTADO

El ambiente relajado y que no se vea en ningún momento masificado. Su gente y las playas desiertas.

 

LO QUE MENOS ME HA GUSTADO

Que para acceder a algunas conocidas playas, tengas que pagar un dinero al resort o directamente te prohíban el paso.

 

CONCLUSIONES

No hay que pensárselo mucho y dejad las típicas rutas que todos acaban haciendo. La distancia es muy corta desde Bohol y bien merece la pena que nos dejemos un par de días en este lugar que sin saber por qué acaba enganchándote sin remedio

 

PAISAJES 9/10
AMBIENTE 8/10
RELACIÓN CALIDAD/PRECIO 9/10
PLAYAS 7/10

Síguenos en Nuestro fascinante viaje por Filipinas

(Visited 1 times, 1 visits today)