Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Pocas cosas en el planeta pueden sorprenderte tanto como este lugar. Ajeno a lluvias y castigado por una perpetua sequía, con unas temperaturas extremas, que rozan lo irracional, sus paisajes, con el paso de los milenios, han moldeado un entorno tan bello, tan impresionante, que no miento cuando digo, que el panorama más bello de Chile se encuentra entre lúgubres montes, secos valles y estériles lagos.

Hablamos de Atacama. El mítico Desierto, primero en una lista mundial, como el lugar más seco del mundo, delante del mismísimo  Desierto de Namib en Namibia. Sus Andes asomando por el horizonte, parecen azucarados, como si Dios hubiera horneado a conciencia unos conos perfectos y hubiera glaseado sus cimas de fino polvo blanquecino. Fronterizos con su vecina Bolivia, parecen más que una barrera insuperable, un reto por conocer lo desconocido.  Sus lagunas saladas, dan vida a los siempre fotogénicos y nómadas flamencos. Los Géiseres, ponen ese toque, para que a su sequía, su salinidad y su clima,  se sume otro factor extremo, como es el aliento de los pulmones de nuestra madre tierra, exhalando enormes columnas de vapor. Una combinación tan hostil, no debería ser hermosa, pero aquí viene cuando todos esos estándares se disparan, dando a Atacama, ese don, concediéndole el título de “uno de los lugares más bellos del mundo”.

chile

¿Como borrar de mi mente sus olvidados caminos? Comidos por la arena, iremos recorriendo carreteras polvorientas, pueblos engullidos por el amenazante viento, que como un afilado cuchillo, lo corta todo a su paso. Atacama, engancha y mucho. Puede que no sea un paraíso para los que buscan un turismo fácil, pero es el edén para los más aventureros e intrépidos viajeros del mundo.

Desde el precioso pueblo de San Pedro de Atacama, las salidas a los puntos más impactantes, están aseguradas. El punto estratégico del que goza este pequeñajo, con apenas 3300 habitantes, es increíble. Llegaremos a dudar si en tan poca extensión caben tantos viajeros. La capacidad de absorber a los visitantes es equitativa a la que tiene el entorno, para devorar cualquier rebeldía en forma de rocío asomando con las primeras brisas matutinas.

Las agencias, nos harán la vida más sencilla. Llegados a un punto en que el viajero independiente depende del transporte público y carece de vehículo alquilado, la opción de recorrer las calles de San Pedro de Atacama para buscar paquetes turísticos, donde nos lleven durante tres días, se transforma de algo soez en algo viable.

LUGARES QUE DEBEMOS VISITAR EN ATACAMA:

VALLE DE LA LUNA

Puede que sea nuestra primera parada obligatoria. Todo un clásico entre los paquetes turísticos. Es un buen lugar para empezar con nuestra exploración por el desierto. El ocaso, es la mejor hora para contemplar como las dunas, juegan con sus sombras a medida que el astro rey esconde sus barbas tras el horizonte.

Ubicado en la Cordillera de la Sal, al oeste de San Pedro, llegar es muy fácil y un autobús de cualquier agencia nos pondrá en los puntos más accesibles y conocidos para que hagamos la fotografía de rigor. En sí, el mismo viaje por carretera, bien merece la pena por sí solo. Llegar al Valle de la Luna, ya es la guinda a un pastel, lleno de sorpresas, como Las Tres Marías, que son bellas figuras de sal y arcilla, que la naturaleza ha ido elaborando con paciencia. Pero sólo hablo de lo más conocido. Intentad, coger más tiempo y descubrid los secretos geológicos, los desfiladeros y caminos “out of road”, que un buen guía os podrá mostrar.

La vida dejó de fluir en este entorno convirtiéndolo en el más inhóspito del mundo.

Precio: 30$  / Duración: 4-5 horas / Recorrido: 40 kilómetros / Altura: 2.500 msnm

atacama

LAGUNAS ALTIPLÁNICAS Y SALAR DE ATACAMA

Otra excursión que no podemos dejar escapar. Esta escapada, servirá para hacernos una clara idea de la grandeza de este desierto. Con una primera parada en el Gran Salar de Atacama, pararemos en la Reserva Nacional Los Flamencos. Todo un clásico de este ave que embellece el paisaje desolador. Un sendero, nos llevará a la Laguna Chaxa.

Seguiremos la excursión para conocer las lagunas de Miñique y Miscanti, nacidas del deshielo. La impresión que puede causar al viajero de estar en otro mundo, está casi asegurada. Mientras en el Valle de la Luna y el de La Muerte, la monotonía y la quietud causaban sensaciones únicas, los lagos en éstas, ponen un punto diferente y colorido, con fondos paisajísticos aún mejores.

Una visita al pueblo Toconao, nos dará entrada a la peculiar iglesia de San Lucas  hecha de adobe y paja. En el mismo pueblo, podremos abastecernos de artesanías a precio turístico. No olvidemos comprar lana de alpaca.

Precio: 90 $ / Duración: 8-9 horas / Recorrido: 290 kilómetros / Altura: 4.200 msnm

 chile

GEISERES DEL TATIO

Para muchos, la joya de la corona. Difiero. También diré en su favor, que estando en Atacama  y no ir, resulta hasta pecaminoso. Este campo geotérmico, en plenos Andes, contienen los géiseres más altos del mundo. (4.300 m). Enormes fumarolas de vapor, saldrán de varios orificios en el suelo. Como un reloj, estas bocanadas, son visibles para todos los visitante, pudiendo hacerse la fotografía con la que muchos sueñan. El escenario otra vez, nos volverá a pillar por sorpresa, dejando retales de un viaje paisajístico insuperable.

Mientras en la superficie estamos a -10 grados, en las aguas termales, podremos disfrutar de un contraste exagerado pero agradecido. Unos 38 grados darán la bienvenida a los valientes que se pongan el bañador y se animen a zambullirse. Yo lo hice y lo recomiendo.

Pero aquí no acaba. Un recorrido por la cordillera andina, pondrá más páginas a nuestra historia por los géiseres. Los ríos, la fauna y las cordilleras se irán abriendo paso por carreteras sin asfaltar hasta llegar al precioso pueblo de Machuca. No exagero, en decir que para mí, fue la mejor salida. Quedé prendado de las vistas que iba viendo a medida que el autobús iba haciendo kilómetros.

Un punto a tener en cuenta, es que hay que madrugar mucho. A las 4.00 am, hay que poner rumbo. O sea, que esa noche, hay que hacer bondad e ir a dormir bien prontito.

Precio: 70$  / Duración: 8 horas / Recorrido: 175 kilómetros / Altura: 4.200 msnm

chile

Consejos generales:

Comparad agencias, pero tampoco os comáis mucho la cabeza. Los precios suelen ir a la par y en muchos casos, no llenan el cupo necesario, fusionando los guías en un solo tour.

Sabemos que es caro. Que las excursiones van a desestabilizar nuestro presupuesto. En mi caso, me gasté más en una semana que en quince días por Bolivia. Sed cautos.

Alojamientos caros, pero no inviables. Con desayunos potentes, las excursiones os privarán de ellos. Pedid que os los pongan en bolsas y no habrá problema.

Ojo al mal de altura. Yo llegué que me iba a estallar la cabeza. Unas infusiones de coca, me dejaron como nuevo.

El frío es extremo. Abrigaros bien. Informaros antes de partir a cualquier lugar, qué llevar. En los géiseres, hace un frío tan extremo que nos darán ganas de meternos en las bocanadas. Ni se os ocurra, si no queréis morir en el intento.

Por último, no olvidéis que este escrito está realizado con un campo base en San Pedro de Atacama. El desierto tiene muchos más imprescindibles situados a más kilómetros de distancia. Sólo he puesto lo más lógico, lo más fácil y para mí, lo más bello.

Síguenos en nuestro viaje por Chile

Más imágenes de Atacama:

Camino desde los Géiseres, rodeando la cordillera andina

Lagunas del altiplano chileno

Valle de la Muerte

Síguenos en nuestro viaje por Chile

(Visited 126 times, 1 visits today)