Cuando el sol cansado de respirar la contaminación de la gran ciudad se esconde, la noche en Singapur asoma con soberbia dándole otro toque fantástico. Sus edificios se transforman, y como todo en la gran urbe, está hecho a medida y con gusto. No podemos decir que hay demasiadas o pocas luces, hay las justas para que todo quede grabado en tus retinas. Los barrios, como Chinatown y Little India, hierven de vida y prosperidad, a todas horas los restaurantes van alojando y desalojando comensales, haciendo de la gastronomía un factor fundamental para hurgar en la cultura local. Esa simbiosis de culturas crea un microcosmos maravilloso donde templos, costumbres y platos locales de distintos rincones de Asia comparten el mismo techo.

Sígueme en mi viaje por Singapur leyendo todos los artículos de viajar por libre.

 

DSCN3285

DSCN3298 DSCN3290

DSCN3340

(Visited 99 times, 1 visits today)