Disfruta el momento, porque en cuanto el avión comience a descender, la nube de polvo que sumerge Katmandú se tragará cualquier rastro de naturaleza.

Y en este caso, serán las más altas expectativas cuando mires a través de tu ventana del avión y descubras las montañas más inmensas, tan grandes que parece que el mundo acaba justo detrás de ellas, coronadas de nieve. Seguro que ya te ves allí arriba, después de 10 días de trekking, respirando el aire más puro que existe, tocando el cielo con la punta de tus dedos. Disfruta el momento, porque en cuanto el avión comience a descender, la nube de polvo que sumerge Katmandú se tragará cualquier rastro de naturaleza. Entonces, y a partir de ese momento, todo será marrón: del adobe, de las calles, del viento, de los ojos, de las manos de los nepaleses y nepalesas, las personas de las sonrisas eternas. Un polvo a veces tan denso que ni el sol intenso del medio día podrá atravesarlo.

Lo práctico: cómo sacarte el visado de Nepal on arrival en el aeropuerto de Katmandú. Habrás leído en muchos blogs sobre el largo y tedioso proceso que hay que sobrevivir desde que se aterriza en el aeropuerto hasta que consigues llegar a tu hostal que, si no me equivoco demasiado, se encuentra en el barrio de mochileros del Thamel. Nada mas exagerado. El proceso no puede ser más sencillo.

Único requisito.
Pasaporte original en vigor, mínimo 6 meses.

Primer paso.
Antes de aterrizar, el trabajador o trabajadora de la aerolínea te entregará un formulario de inmigración que deberás rellenar. Si has viajado alguna vez fuera de los límites de al Unión Europea, te sonará bastante.

Segundo paso.
Una vez dentro del edificio, encontrarás unas máquinas con pantalla táctil donde hacer el registro para conseguir el visado de Nepal. Se trata de un nuevo formulario que además de las mismas preguntas que ya has rellenado en el formulario de inmigración del avión, te pedirá que selecciones el tiempo que vas a estar en el país. Además, no hace falta que lleves fotos de carnet, ya que la misma máquina te hará una foto. El último paso de esta parte del proceso es introducir el pasaporte en una ranura de la misma máquina para que lo escanee. En el momento de mi llegada, en enero de 2018, había 4 máquinas y todas funcionaban perfectamente.

Tercer paso.
Con el ticket que genera la máquina, el documento de inmigración que habrás rellenado en el avión y tu dinero, te diriges a la ventanilla del fondo de la sala para pagar las tasas. Puedes pagar con una cantidad más que sorprendente de monedas: desde dólares de todos las partes del mundo (Norteamericanos, canadienses, australianos…) a euros pasando por libras esterlinas, francos suizos o coronas danesas. Te recomiendo que lleves el precio exacto, para que no la vuelta no te la den al cambio que ellos consideren.

El precio según el tipo de visado de Nepal:

  • Visado de turista para 15 días: 25 USD
  • Visado de turista para 30 días: 40 USD
  • Visado de turista para 90 días: 100USD

Si tu intención es quedarte más tiempo, puedes pedir una extension del visado en la embajada que hay en el centro de Katmandú. Recuerda que el tiempo máximo que puedes estar en Nepal es de un total de 5 meses al año.

Cuarto y último paso.
Con todos los papeles que tengas en las manos, te diriges a la ultima ventanilla, esa en la que te sellan el pasaporte y, si tienes suerte, no te preguntan nada de nada.

Ahora sí que si, manos a la obra, toca armarse de paciencia infinita: ha llegado el momento de esperar la maleta facturada rodeada por cientos de nepaleses ansiosos por llegar a la primera fila en la cinta transportadora como quien intenta encaramarse al escenario en un concierto de su grupo favorito. Una vez con la mochila en la espalda te recomiendo que luches por salir de aquel lugar lo antes posible. No dudes en meter codos, rodillas y cabezazos, ellos también lo harán. Así y todo, conseguirás llegar a la salida.

Ahora solo queda vivir ese momento tan decisivo que es conseguir el ansiado taxi.

La opción más barata es salir de los límites del aeropuerto y regatear el precio con los taxistas hasta conseguir uno por 500 o 400 rupias, unos 3 euros. La opción más cara y más cómoda es pedirlo en un puesto que se encuentra justo al lado de la puerta de salida, ofrece precios fijos según el destino. Fluctuarán a medida que pasen los años, en enero de 2018 un taxi al Thamel me costó 700 rupias, unos 5 euros. La opción intermedia que siempre funciona es pararte un momento y mirar a tu alrededor en búsqueda de occidentales. Ellos se dirigen al mismo destino que tú, eso te lo aseguro. Compartir un taxi al Thamel es la mejor manera para hacer tu primer amigo en Nepal 🙂

© Julia Fernández

 

¡Y has llegado a Katmandú! Disfruta del camino, baja las ventanillas y olisquea, presta atención. Así serán tus días en la capital de Nepal: cúrcuma, cebollas, salsa de tomate picante, daal baht, perros y gallinas, búfalos y cabras, fogatas de plástico quemado, coches, motos, gente y más gente, todo al mismo tiempo, sin orden ni concierto, mezclándose con el polvo, metiéndose en tu boca para que lo mastiques bien. Pocos momentos de descanso, de introspección y meditación Zen tendrás en este lugar. Incluso puede que tengas la constante sensación de morir atropellado, aplastado como un sándwich entre una moto, una bici y una camioneta. Pero será divertido, será seguro, no hay calles prohibidas en Katmandú, piérdete con la cámara, con un cuaderno y un boli, con los ojos bien abiertos.

Pásalo bien, porque ahora, AHORA MISMO, estás en Nepal.

(Visited 1 times, 1 visits today)