Puede que resulte incómoda si no le hemos cogido la medida a las primeras de cambio y que tanto el transporte como dónde hospedarnos, sean dudas importantes antes de partir a conocer una de las ciudades de moda en el viejo continente.

En este artículo, os explicaré todo lo que pude anotar durante mi visita, apenas hace una semana y donde no, no es difícil tomar la iniciativa a lo que en principio parece un lugar algo frío y gris.

 

CÓMO IR DESDE EL AEROPUERTO AL CENTRO

Lo más seguro es que lleguéis al aeropuerto de Tegel (TXL). Un taxi al centro no deja de costar alrededor de 50€, pero podemos optar por lo económico, pudiendo hacer el trayecto combinando autobús y metro en apenas 40 minutos.

El Autobús 128 es el que debemos coger en la Terminal A, donde podríamos bajar en Khurt Shumacher Platz, donde acceder al metro y poder movernos por la red ferroviaria hasta el punto deseado.

 

PRECIO Y USO DE LOS TRANSPORTES PÚBLICOS

Berlín es una ciudad extraordinariamente bien comunicada. Podemos usar para movernos, metro, trenes, tranvías y autobuses con un único pase diario que nos saldrá a cuenta comprarlo ya que el billete individual es carísimo. Las zonas son 3 y las más lejanas son por ejemplo la del aeropuerto de Tegel, pero para movernos por el centro, con pagar el bono de dos zonas, tendremos suficiente, aunque las tarifas poco varían.

TARIFAS OFICIALES 2018

-1 VIAJE INDIVIDUAL: 2,80€

-1 DÍA ZONAS A Y B : 7,00€

-1 DÍA ZONAS A, B Y C: 7,70€

Como podemos ver, sacar un bono diario es económico y además contamos con viajes ilimitados. Por 0,70€, también nos quitaríamos las dudas si rondamos por la zona C, evitando males mayores.

La compra se hace en las mismas estaciones, estando la opción de elegir el idioma español, pudiendo obtener nuestro pase sin problemas en la máquina expendedora. La mayoría es de pago con tarjeta de crédito y es muy importante validar el billete la primera vez que lo utilicemos. Una vez lo pasemos por la máquina, tenemos hasta las 0.00 horas de ese mismo día. Una vez impresa la hora de la primera utilización, ya no hay que pasar ningún control más, dotándonos de total libertad tanto en metro, tranvía, tren y autobús. Considero que es una auténtica ganga tanto por el precio vomo por la sencilla forma de obtenerlo.

Ojo con pasar sin billete. Los controles son muy frecuentes y las multas se pagan caras y nadie escapa.

DATOS GENERALES

Moneda: Euro
Idioma oficial: Alemán
Visados: No son necesarios para estancias inferiores a 90 días
Dinero: Los cajeros automáticos abundan, pero el dinero en efectivo es el más aceptado en los negocios.

 

VOLAR A BERLÍN

Volar a Berlín no es caro, pero se sale un poco de los cánones utilizados por muchos países europeos, donde los precios son tan accesibles que se convierten en una tentación. Por unos 200€, obtendremos un vuelo normal en compañía low cost. Deberíamos estar atentos a las promociones, dándonos de alta por ejemplo en la compañía vueling, donde las ofertas salen a menudo durante  24 horas para comprar un chollo.

 

CONSEJOS FUNDAMENTALES

 – Los museos cierran los Lunes. Hay que tenerlo muy en cuenta porque no debemos perdernos ciertas galerías de arte.

-Un mapa en el punto de información en el aeropuerto, nos pondrá en órbita para cogerle el pulso a la ciudad. Una vez estemos situados, en las oficinas de turismo, los mapas y la información es mucho más completa.

 

DORMIR EN BERLÍN

No es una ciudad que se caracterice por sus bajos precios en los hoteles. La mejor zona para mí, es el barrio de Mitte, donde una doble cuesta una media de 80€ con desayuno incluido. Si queréis un buen hotel, consulta éste, que es donde yo estuve hospedado y sinceramente fue genial

Arcotel Hotel en el Barrio Mitte

 

CONSEGUIR LA WELCOME CARD

Importante conseguir este bono para turistas donde los descuentos en más de 200 atracciones turísticas están asegurados. El coste del transporte quedará reducido y obtendremos buenos precios en algunos restaurantes que avalan a este coloso de los más ahorradores.

Zonas A y B: 48h/19,90€, 72h/27,90 y 5 días/36,50

Zonas A,B y C : 48h/21,90€, 72h/29,50€ y 5 días/36,50

Zonas A y B + Isla de los museos: 72h/44€

Como podemos apreciar, los precios resultan tentadores. Debemos calcular nuestros días y decidir si queremos adquirirla. Yo la recomiendo si vamos a estar 5 días.

¿Dónde obtenerla? Haz click aquí

HACERLO CON GUÍA O POR LIBRE

Sí. Somos una página de viajeros independientes, pero defiendo a muerte que contratar a un guía es fundamental para conocer los secretos de cualquier lugar. Por supuesto y debido a nuestra manera de movernos por libre, deberemos buscarnos la vida para que alguien se digne a guiar nuestros pasos por la ciudad.

Si queremos economizar nuestra aventura, podremos recurrir a las agencias “paraguas”, sí estas que se están poniendo de moda, poniéndose los guías turísticos en los lugares más céntricos con una bandera del país, para identificar la lengua en la que hacen la visita. Este sistema es muy eficaz y económico aunque a menudo acabaremos siendo un grupo masivo que anda detrás de un tío con paraguas a todos los lugares.

Los precios suelen ser aptos para todos los bolsillos y en algunas ciudades aceptan lo que el cliente quiera dar. En Berlín tienen un precio oficial que a mí no me resultó caro y si tienes suerte y te toca un buen profesional, la visita puede resultar muy gratificante.

*Precios:

-Visita a Berlin, puntos principales: 13€

-Berlín durante la guerra fría: 13€

-Campo de concentración de sachsenhausen: 17,20€

Hay muchas visitas más programadas y elegir solo depende de nuestros gustos. Mi consejo, es que hagáis estas tres y el resto lo dejéis para hacerlo por vuestra cuenta. Hay dos compañías que operan muy bien y las opiniones los dejan en buena posición. Podéis acceder a sus servicios en los siguientes enlaces:

Civitatis

getyourguide

*No incluye el transporte que deberíamos costearnos con nuestro pase diario.

AHORRANDO EN BERLÍN

Como ya hemos comentado, el billete diario es una buena forma de economizar el transporte. La Welcome Card, también es un modo de visitar lugares con importantes descuentos. Pero si vamos a los museos, deberíamos saber que una entrada conjunta te permite acceder a los cinco más importantes al precio de dos entradas. Sólo hay que pedir el bono general y visitando el Pergamon Museum y el Neuer Museum, ya nos saldrá más económico, pagando sólo 18€. Será decisión nuestra querer visitar los tres restantes, aunque os aseguro que con éstos, tendréis más que suficiente.

Para comer, podemos hacer uso de la cocina internacional. No me refiero a la japonesa, italiana o francesa, excesivamente caras, sino a la asiática de menos reputación pero que está deliciosa. Tailandeses, vietnamitas y coreanos, harán que nuestros paladares lo agradezcan y por qué no decirlo, también nuestros bolsillos.

Beber, es caro, pero siempre tenemos las cervecerías antiguas donde una buena pinta se puede aceptar sin rechistar después de una jornada sin parar de caminar. Eso sí, jamás a los precios de España, aunque la calidad sea muy superior en Alemania en cuestión de elaborar sus cervezas. Quien me discuta eso, es que no tiene ni idea de lo que es una cerveza.

¿HAY COSAS GRATIS EN BERLÍN?

Sí. Por ejemplo, ir a visitar el muro y sus museos conmemorativos no cuestan nada. Moverse por el museo del holocausto es gratuito. Si nos decidimos ir por libre y sin guía al campo de concentración de Sachsenhausen, no pagaremos nada por entrar. Ir a la puerta de Branderburgo en noche vieja y disfrutar de sus conciertos, tampoco tienen coste alguno.

 

CURIOSIDADES QUE NO DEBERÍAMOS PASAR POR ALTO

-En las calles, si nos fijamos en el suelo mientras caminamos, veremos pequeñas placas apenas visibles. Solemos encontrarlas en los antiguos barrios judíos. En estas podemos ver el nombre de los que una vez regentaron la casa y que murieron en el holocausto.

-Al lado del memorial a los judíos, hay un parking público con un cartel, donde indica que allí estuvo el bunker de Adolf Hitler. No deja de ser curioso que hayan construido un lugar donde aparcar coches, donde él decidió por narices aparcar su locura de ir contra el mundo y la ética para acabar yéndose como un cobarde al infierno.

-Ir al baño!!!!!! Es casi prohibitivo. Que no hay baños públicos!!!!!! Pues es un problema muy normal y si queremos hacer uso de ellos en las estaciones o centros comerciales, hay que pagar 1€ por cabeza. Lo mejor, es meterse en una cafetería. Por el mismo precio, tenemos baño y además un buen café.

-¿Qué hacen esas tuberías aquí? Sí. Durante nuestra marcha iremos encontrando tuberías que se elevan por encima de nuestras cabezas afectando al paisaje urbano. Berlín necesita ser drenada para levantar cualquier edificación. Si os preguntáis por qué hay tantas tuberías como yo hice, aquí tenéis la respuesta.

-Arte a raudales. Berlín time más de 160 museos y aproximadamente 300 galerías.

-¿¿Dónde andamos??¿ Alemania Oriental? ¿Alemania Occidental? Sencillo. Aunque no queden apenas nada de los 160 kilómetros periféricos,  veremos con frecuencia  una franja metálica en el pavimento, que nos señalará dónde estaban anclados los pilares. Si podemos leer las letras es que andamos en el lado capitalista. Si están del revés, es que estamos pisándonos el antiguo lado comunista.

-¿Los alemanes son secos? Sí. Indudablemente. Sin llegar a los niveles tan extemos de los rusos o los checos, pero no pueden competir con la alegría que nosotros, los españoles llevamos de nacimiento. No desesperéis, no os quieren amargar el viaje, no os ven inferiores, sencillamente son natos en no limar asperezas sociales con el extranjero.

¿¿¿Y PARA TOMAR COPAS????

La noche en Berlín es indomable. Cuna de diversos movimientos urbanos como el punk, la capital tiene la capacidad de reinventarse una y otra vez, para ir regenerándose sin quedarse anclada a un solo estilo. Tanto jóvenes como personas más adultas, encontrarán sin problema, no sólo bares, clubes nocturnos o discotecas, sino barrios enteros, dedicados exclusivamente al ocio de los noctámbulos. Por poner algunos ejemplos que yo visité:

-Standbar Mitte (Copas en la noche bajo el cielo veraniego)

-Kurfurstendamm (Restaurantes atípicos pero que alguno se amoldará a nuestros gustos)

-Tacheles (cerrado) aunque pasó a mejor vida hay que mencionar a este emblemático centro cultural, sólo por nostalgia (Edificios decrépitos con muchos secretos entre sus engañosas roídas paredes)

 

IR EN VERANO O EN INVIERNO

Tanto la estación de verano y primavera son las mejores para caminar la ciudad. Sin embargo y pese a lo gris y fría que se ve la ciudad en invierno, la Navidad ofrece un espectáculo mágico digno de convertirse en un recuerdo imborrable.

 

PELICULAS RECOMENDADAS PARA ENTENDER EL MURO DE BERLIN

 

LA VIDA DE OTROS

 

GOODBYE LENIN

 

EL PUENTE DE LOS ESPÍAS

 

10 imprescindibles de Berlín

Síguenos en nuestro viaje por Berlín

 

(Visited 71 times, 4 visits today)