Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Enigmática, poética e incluso desconcertante me pareció la isla de Bohol desde que la avisté en un mapa hace años. Si en todo viaje existe un eje fundamental que nos hace arrancar, éste sin duda alguna era visitar la Isla de Bohol.

Después de mi exitoso paso, mis aventuras por carreteras interminables y paisajes que iba descubriendo a medida que me iba tragando los kilómetros y el polvo de los caminos boholanos, puedo decir con rotundidad, que fue un acierto desde un principio elegir tal destino.

Si a esto añadimos los atractivos tan conocidos, como turísticos, podemos asegurarnos que este lugar, sea un imprescindible en cualquier viaje por las Bisayas.

Nuestra aventura continuaba y veníamos de Siquijor, donde el listón se puso muy alto. También he de reconocer, que mientras la primera era fácil, pequeña y muy intuitiva, Bohol, se agranda, se enmaraña si partimos con vehículo propio y se hace de rogar más, para poder coger ese punto, con el que todos los viajeros nos sentimos a gusto.

Las dudas sobre dónde pernoctar, cómo llegar y cómo salir de la isla para proseguir camino de Siargao, estaban ya resultas. Mientras algunos viajeros me aconsejaban ir a Panglao, otros me decían que hiciera un alto en Loboc, pero al final, tiré de los más experimentados que no paraban de decirme que me quedara en el pueblo de Anda, situado en la parte Sureste, en el otro extremo desde donde desembarqué.

Al principio, pensaba que me había equivocado en mi decisión, viendo el tiempo que tardé en llegar desde la terminal de autobuses, con triciclo incluido para que me llevara hasta la puerta del hostal, porque gasté casi tres horas y media de una jornada que casi di por finalizada ya que la luz del día se fue cuando llegué a destino. Eso que dicen muchos viajeros, que moverte por Filipinas es difícil … no, no es difícil, es lento debido a las condiciones en las que las carreteras están, no permitiendo apretar el acelerador en ningún momento.

Las aglomeraciones en las grandes ciudades son agotadoras. Mis desplazamientos en este viaje, me están resultando agotadores. Llevo un ritmo atronador queriendo abarcar más de lo que en teoría debería. Pero es que son tantos enclaves los que dejaré en el tintero, que a menudo me empuja una fuerza incontrolable, para no plantar el culo en un mismo lugar aunque sea durante cuatro días. Así vamos haciendo Filipinas, mirando de soslayo algunas islas que pasan si remedio por nuestro lado, pero que voy anotando para un futuro viaje.

Bohol, es una isla de tamaño medio. Su población de un millón doscientas mil personas parece haberse habituado a ver occidentales. No hablo de los lugares más concurridos. Yo con la moto recorrí casi toda la isla y la sensación que tuve, fue como si fuera un filipino más. Extrañado seguí conociendo caminos lejos de toda ruta conocida y aun así, seguía buscando a la Bohol más profunda y desconectada, sin lograr conseguir mi objetivo, cosa que no me ocurrió en Siquijor.

 

¿QUÉ VER Y QUÉ HACER EN BOHOL?

Podríamos hacer innumerables actividades, pero las más conocidas y las que no deben escaparse a ningún visitante son las siguientes:

-Avistar los tarseros. Imposible verlos en libertad, debido a la escasa población y al diminuto tamaño para divisarlos, deberemos ir a las reservas que hay en la isla. Una es la de Corella, donde los tienen en su hábitat natural, aunque pese a que la gente vea muchísimo mejor éste, aconsejaría ver la Reserva de Tarseros de Loboc, que pese a recibir críticas, veo que los tienen muy bien cuidados a salvo de la enorme cantidad de gatos existentes en la isla que se alimentan de este diminuto y gracioso animalillo. Mientras el primero se encuentra a un breve camino en motocicleta desde Taglibarán, desde Anda, será el final de nuestra ruta, el segundo, lo encontraremos a unos 25 minutos desde Chocolate Hills.

 

 

– Chocolate Hills. El clásico de los clásicos en Bohol y puede que en todo el país. No os voy a mentir y el mirador bajo previo pago, está muy bien pero sólo es eso, un mirador donde observar las curiosas montañas cónicas, que en la estación seca, parecen de chocolate.

 

– Paseo por el río Loboc. Atentos que aquí viene la cosa más turística de todas la que jamás realicé. Un paseo en barco con una exquisita comida, música en vivo, y dos docenas de chinos comiendo como salvajes en un buffet libre. Debería decir que no la hicierais, pero pese a lo que me pese, he de reconocer que me lo pasé bien. Nadie le va a quitar la belleza a ese Río Loboc, con sus oscuras aguas y sus árboles inclinándose en posturas imposibles a nuestro paso, mientras los chavales iban tirándose desde lo alto de los troncos, ayudados por una cuerda. El precio con todo incluido son de 550PHP.

 

-Tirarse en tirolina. Pasada la Reserva de Tarseros de Loboc, a medio camino entre Loboc, a mado derecha dirección Sur, encontramos este fantástico salto en tirolina. La sensación de volar sobre Bohol durante 47 segundos, es brutal e inolvidable. El precio combo, de ir en tirolina y volver en telesilla, es de 400PHP.

 

– El bosque hecho por los hombres. Gratis y en la misma carretera de los puntos anteriores, daremos con enormes árboles, oscureciendo incluso el camino. Sin llegar a los extremos que vivimos en las entrañas de Siquijor, donde un suspiro helado nos heló la nuca, signficando que la jungla estaba viva, en este bosque, veremos cómo hordas de asiáticos, andarán posando para su selfie de turno. Ojo con no atropellarlos porque se ponen en plena curva.

Esta ruta es perfectamente accesible para todos los tours y para los que conduzcamos motocicleta y se puede completar en una jornada empezando a las 8.30 am.

 

OTRAS COSAS QUE HACER EN BOHOL Y PANGLAO

Pongamos en el mismo saco a la isla de Panglao, la cual sólo es accesible desde Bohol, así añadiremos unas excursiones que llegan a ser indispensables para todos los amantes del snorkel.

 

RUTA DESDE ANDA A BOHOL (TIEMPOS EN HACER LAS VISITAS)

En el famoso grupo de Viajar a Filipinas en Facebook, la gente demandaba muchísimo los tiempos necesarios desde Anda para poder completar el circuito, algunos de los cuales me tildaron de loco porque no veían forma de hacerlo. He de decir que sí, que se puede y sin correr. Os dejo lo que a mucha gente le sirvió para decidir donde dormir en Bohol.

Para los que preguntabais si es factible ir a Anda y utilizarlo como campo base para visitar Bohol, aquí dejo mi jornada yendo en motocicleta alquilada.
-Salida de Anda a las 08.30 vía Alicia hasta Carmen para entrar en Chocolate Hills 1 hora y media con llegada a las 10.
-Desde Carmen hasta la reserva de los trasier, 25 minutos
-Desde la reserva de los trasier pasando por el bosque hecho por el hombre a caída en tirolina sobre el río Loboc,15 minutos.
-Desde la tirolina hasta Loboc para coger barco: 15 minutos
-Desde Loboc a Corella para ver la otra reserva de trasier, 25 minutos.
-Y regreso a Anda …. 2 horas y media.
Consejos útiles: La jornada ha sido dura pero divertida. Hemos empezado a las 08.30 am y hemos llegado a las 18.30 h a Anda.
Lo de la tirolina, hay que hacerlo…. es barato y super divertido. Lo del río Loboc, es una turistada de tres pares, pero hemos comido genial a un muy buen precio mientras navegábamos.
La segunda reserva de trasiers, está en Corella y cierra a las 16.00 horas.
Para quien dude si es factible hacerlo en motocicleta desde Anda, espero que les ayude esta info. Saludos a todos viajeros!!!! 

 

¿CÓMO MOVERSE EN BOHOL?

En motocicleta suele ser la forma más habitual de conocer la isla a tu ritmo y parando a tu antojo. Los precios oscilan entre los 400 y los 500 PHP, dependiendo si la cogemos sólo un día o más. El casco es obligatorio en Bohol. Nos expondremos a una multa por parte de la policía si lo olvidamos.

En vehículo, puede ser otra forma de desplazarse, más aún si viajamos un grupo de amigos dividiendo los 2000 PHP que suelen cobrar por jornada. La única pega que le pondría es el aparcamiento, que no siempre está disponible, pero que lugares tan conocidos como los expuestos como imprescindibles, suelen tener parking vigilado por unos pesos.

En transporte público. Lento pero exageradamente económico, nos llevará donde queramos pero pagaremos caro esos tiempos fundamentales para poder hacer el circuito completo. Resulta imposible hacerlo en una jornada.

 

PICADO POR LA CURIOSIDAD DE ALONA

Desde que puse los pies en Filipinas, evidentemente la Isla de Bohol pasa a convertirse en un imprescindible por boca de todos los viajeros. Pero hay un lugar en el que la gente pasa a pernoctar, ya sea para ir a Panglao o utilizarlo de base para aventurarse por Bohol. Más que utilizarlo como cuartel general para ir a los lugares más emblemáticos, posé mi mochila en Alona Beach por simple curiosidad, ya que el 90 por ciento de los viajeros que había ido conociendo habían hecho varias noches aquí. Bien. Mis conclusiones son muy claras. No vayáis. Es un despropósito turístico y sólo los viajeros menos experimentados utilizarían este lugar para adentrarse y explorar la vasta isla. El turismo coreano y chino, hacen que los establecimientos están a reventar. Las calles, llenas de cocina china y coreana hacen que viajemos durante unos minutos a otro país que no es precisamente Filipinas y los negocios llevados por extranjeros están anulando cualquier indicio que estamos en Filipinas. Eso sí, para gustos los colores y entiendo que las grandes empresas de viajes organizados, llenen los grandes hoteles de lujo, pero creo que no es el caso de mis lectores.

 

PEQUEÑOS ENANOS

Este curioso animal de la familia de los primates, difícil de avistar debido a su tamaño que no supera los 16 centímetros, son una buena fuente de ingresos en las reservas de Bohol. Puede que su cautiverio cree controversias entre los defensores de los animales, pero hay que decir que hay lugares donde están en plena libertad, protegidos de la mano del hombre debido a la expansión de su territorio y no ha quedado más remedio que  protegerlos de sus principales depredadores, que son los gatos callejeros. Ostentando el título de primate más pequeño del mundo, existen numerosas ramificaciones dependiendo dónde esté, ya que en contra de lo que piensa mucha gente, este bonito animal, está en diversos lugares del Sureste asiático. Su estrés a vivir en una jaula, es tan traumático, que llegan a suicidarse, dándose golpes en la cabeza o sumergiéndola en agua para ahogarse. Su cabeza gira 180 grados y pueden llegar a saltar cinco metros para atrapar a sus presas que son exclusivamente insectos.

Puede que la intención de estas reservas en un principio fueran lucrativas exclusivamente y que no cumplan con los requisitos que muchos desean, pero poco a poco la gente va concienciándose que en determinadas zonas sería imposible que estos primates pudieran sobrevivir. A parte, las leyes se han endurecido con el existente mercado negro de mascotas exóticas y si ésto sirve para que nos concienciemos del enorme problema que existe, no veo tan descabellado que puedan crear estos santuarios, preservando la especie, una especie que resulta tan misteriosa como extraña de conocer.

 

Síguenos en nuestro viaje por Filipinas 

 

(Visited 1 times, 1 visits today)